Se denominó Proyecto 100/100 a un reto que enuncia dos objetivos simultáneos: diseñar un anteproyecto a partir de los indicadores de evaluación, de tal forma que se lograra el 100% de la puntuación en los mismos y, para acotar el ejercicio en términos de su aplicabilidad real empresarial, enfocarlo en la tipología de proyectos de vivienda de interés social presupuestada hasta los 100 s.l.m.v. que, por la experiencia de Prodesa, se considera un nicho importante en el mercado VIS.

Durante el desarrollo de la propuesta se sumaron el conocimiento integral acumulado desde el Observatorio, la experiencia de más de 20 años de la empresa Prodesa y el conocimiento académico y la experiencia individual de los miembros del equipo de la Universidad. El motivo principal que acompañó este reto, responde a que durante ocho años de emplear los indicadores del Observatorio, en el banco de proyectos evaluados, ninguno en concreto había alcanzado un puntaje mayor a 60% y en cambio, la mayoría estaban por debajo de las expectativas de la evaluación.

Dentro de los logros más significativos una vez desarrollada la propuesta, se encuentran cuatro condiciones clave a tener en cuenta en el marco de la factibilidad y diseño de los proyectos de vivienda.

La morfología de los diseños debería garantizar a los usuarios su contacto con el medio ambiente y la incidencia en la salud física y mental de este en su diario vivir. Se debe reforzar la apuesta por las estrategias limpias de manejo de recursos.

HABITABILIDAD

Posiblemente el mayor cambio de paradigma de la vivienda social, a partir del cual se necesita impulsar al máximo la innovación e investigación en la infraestructura, para garantizar que las variaciones en el tiempo y la diversidad de los modelos de hogares sean un mínimo posible y no una inversión a posteriori por parte de los usuarios.

FLEXIBILIDAD

El manejo y la gestión de recursos y el funcionamiento técnico de un complejo habitacional, es siempre un reto. Al considerar estos componentes y su mantenimiento a largo plazo, desde las etapas de diseño y factibilidad, puede facilitar la dinámica no sólo de los gestores administradores y encargados sino de la convivencia entre vecinos.

OPERABILIDAD

Al igual que con la flexibilidad y la habitabilidad, incide en la salud física y mental, puede facilitar la dinámica del diario vivir y debería considerarse un mínimo posible.

CONFORT

La búsqueda de una morfología más permeable y la consideración de escenarios diversos desde la etapa de diseño, permite que con el tiempo se puedan dar actividades que sirvan a la comunidad para fortalecerse y simultáneamente aumentar el nivel de autonomía, desde el acceso a bienes y servicios que faciliten y mejoren la calidad de vida.

SOSTENIBILIDAD

Img100 100

Volver

Departamento de Arquitectura | Universidad de los Andes
Carrera 1 Este Nº 18 A - 70 | Bloque K piso 2 | Bogotá - Colombia
Tel: [57 1] 332 4511
© Todos los derechos reservados. 2016


Universidad de los Andes | Vigilada Mineducación
Reconocimiento como Universidad: Decreto 1297 del 30 de mayo de 1964 | Reconocimiento personería jurídica: Resolución 28 del 23 de febrero de 1949 Minjusticia